• Categorías

Marcando territorio

(En relación a las denuncias “por violación” en Colonia la nochevieja 2015-16)

Pareciera que se acabara de inventar la violación. Pareciera que ni con los nazis ni con los teutones ni con los ocupantes victoriosos de la II Guerra mundial se hubiera violado jamás a ninguna alemana, aunque en ese sentido algún mérito sí se le había adscrito a los rusos. Pero bueno, pelillos a la mar. Eso se olvida. La violación acaba de inventarse el fin de semana de esta nochevieja.

El revuelo me recuerda las meadas de los perros. ¡Marcando territorio, macho! ¡Macho y remacho! porque mujeres violadas en los países invadidos por la chusma imperial vaya si las ha habido y por la chusma imperial en sus propios países vaya si las ha habido pero, de repente, en Alemania acaban de inventarse la violación. Porque violación, señores, no es que a una mujer la fuercen a hacer de basurero de machos sin vergüenza, sin pudor y sin humanidad, no, no es eso porque si son los machos que deben ser no hay violación y si no te gusta te callas y te jodes (con perdón por decirlo aunque ellos lo hagan sin perdón y haciéndolo). Pero claro ¿y si son -o se dice que son, que a los efectos que vamos es lo mismo…

Pero ¿y si son -sigo- los machos que no están autorizados a hacerlo a esas mujeres? Eso es imperdonable, eso es inadmisible, eso es como para bombardear todo el planeta cuarenta días y cuarenta noches sin parar con prensa y televisión y redes basura. Eso como primera medida y, como posterior medida, aunque sin tardar, bombardeando ya con bombas y todo lo que haga falta a esa gentuza de por ahí que se merece todo porque no es rubia y guapa ni tiene su sello de “autorizado a violar alemanas” o “violable sólo por alemanes”.

O sea, señoras y señores, porque me dirijo también a los señores que se respetan a sí mismos y a sus semejantes de ambos sexos, pues bien señoras y señores, a primera vista esto es una machada territorial en la que las hembras de la especie somos territorio de una jauría y ellos disponen a su guisa de ese territorio. Lo que no van a consentir es que machos de otro territorio vengan a mear en el suyo.

Si señoras, somos territorio, no somos personas, somos territorio, sometido, que usan como basurero o como granero o como lo que les dé la gana, a veces hasta como portada de lo buenas que están sus hembras y bien o mal cebaditas según dicten los dictadores del gusto que debe ser el modelo de hembra-territorio. Eso es a primera vista.

Y también lo es a segunda vista pero a segunda vista hay más. Hablando de territorio, esos machos alemanes, o lo que sean pero de los buenos, aparentemente,  para vengarse de los machos que han meado en su territorio-mujeres, van a ir a mear a millones de otras mujeres, a sus padres y a sus hijos, sin parar y sin tregua. Les van a mear bombas, asedios, hambrunas, violaciones, torturas sin fin, fráquines, etc.

Y lo novedoso a segunda vista es que esto no obedece a ningún instinto primario hormonal e irreprimible sino que obedece a un plan concebido, plasmado, y planeado y ejecutado al milímetro para imponernos el mundo que ellos, los imperiales enfermos de poder, quieren. Que, ya lo saben ustedes, el poder es la droga más dura que existe y que llevan ejecutando ese plan de choque de civilizaciones mucho más, mejor y más al milímetro que cualesquiera choques de coches hayan visto ustedes en ninguna película de acción. Todo esto que estamos viendo son también efectos especiales, con víctimas reales, encizañamiento de la gente real, con veneno mental real, con maldad real, maldad increíble porque a lo que van es a que todos nos volvamos como fieras unos hombres (hombre=mujer, varón) contra otros. Estos satanases odian a la humanidad, ya nos han dicho repetidamente que somos demasiados y están en acabar con todos los millones que haga falta o que no haga falta pero que a ellos les guste.

¿Qué creían ustedes: que cuando se murio Hitler ya estaba enterrado el malo, malo, malo, capaz de todo? ¿Que ya sólo quedaban los malos musulmanes salvajes de la edad media y patatín patatán porque entre los “civilizados” ya se había acabado Hitler y ya ellos son incapaces de producir nada malo?

Pues no. No hablan claro ni dan la cara, su horrible cara, como Hitler. Son bastante más sucios y traidores que todo aunque quien quiera ver ya debiera tener los ojos inundados y saturados de lo que nos están haciendo a todos.

En fin, que Dios se apiade de sus criaturas, los satanases no lo van a hacer.

No se admiten más comentarios