• Categorías

Mujeres de la vanguardia

Ayer por la tarde, según lo anunciado, se celebró el acto “Mujeres de la vanguardia”, en el Salón de Actos de la Junta de Distrito de Ciudad Lineal.

Todavía en caliente, no renunció a dar mi impresión de un acto que dejó en el ánimo de todos los participantes, es decir, ponentes y asistentes, los mejores sentimientos de optimismo y confianza en el futuro, no porque vaya a ser fácil sino por la claridad de percepción y el carácter luchador de los actores, que fuimos todos, como digo, ponentes y asistentes.

Quiero felicitar a la vocal Annelis Mato por la magnífica selección de ponentes que hizo. La elocuente y motivada escritora y poeta Isabel del Río, la escritora, igualmente motivada e inteligente, Rosa Silverio y la representante de SEDOAC (Servicio Doméstico Activo) Carolina Elías, competente, entusiasta y capaz de transmitirnos a todos la importancia de este sector tan enteramente femenino. Y la felicito también por conseguirnos la presencia entre las ponentes de Rita Maestre, Portavoz del Ayuntamiento de Madrid y que para mí fue toda una sorpresa.

Antes de ayer lo que yo sabía de Rita Maestre era aquel sonado episodio en una capilla de la Universidad y también que por aquel acto suyo había perdido humildemente perdón a todos los ofendidos y que, a pesar de eso, el episodio continúa echándosele en cara como si fuera una actividad suya diaria. Por esos antecedentes me complace más todavía decir que la impresión más acusada que tuve ayer de esta mujer fue de bondad, sencillez y falta de artificio. Además, como ponente, estuvo certera, acertada y confiada en el futuro.

Y no era para menos, porque aunque mucho del panorama que se pintó esté lleno de problemas, lo que también quedó patente es que había voluntad y empeño en resolverlos.

Fue importante en la asistencia y en la mesa de ponentes la abundancia de personas iberoamericanasy, aparte de mí misma, no me constó que hubiera ningún musulmán. Por ese motivo creo que mi participación causó sorpresa y también alegría. El tema de que hablé fuela aportación de las musulmanas a la sociedad española. Ayudó mucho a esta presentación la proyección simultánea de dispositivas preparadas por Red Musulmanas, presentando las numerosas caras de las musulmanas españolas de hoy. Se me escuchó con interés y al final hubo preguntas e intervenciones sobre todos los temas. Muchos sobre el servicio doméstico y las condiciones precarias en que se desarrolla. Aun cotizando, este sector exclusivamente femenino, no tiene ningún derecho a prestación por desempleo cuando de repente se ven en la calle, cosa que sucede a menudo. Algunos comentarios de buena voluntad apuntaron precisamente a la concordia entre todos los que vivimos hoy en España haciendo hincapié en no dejar a los musulmanes como si fueran ajenos.

Me siento muy satisfecha.Hay que tener presente que la inmigración iberoamericana y la musulmana no sonlas únicas en España, pero creo que sí son las más numerosas. En el espíritu de unión que nos mueve en el presente, este abrir el abanico de cada sector por parte de las personas luchadoras de buena voluntad es imprescindible para nuestro futuro común y compartido. No alcanzo a describir la alegría que me produjo lo que vivimos en el acto de anoche. Llevo en el corazón a Iberoamérica y llevó en él también mi herencia mora y mi cariño por el mundo islámico. Ver ambas cosas unidas en mi tierra no ya como pasado, que no es de desdeñar jamás, sino como futuro, es el mayor regalo del que pudiera gozar y, además, confío en que, con el favor de Dios, y si nos esforzamos todos, eso estará a nuestro alcance.

Nuevamente gracias a quienes asistieron, gracias a la organizadora, la dedicadísima vocal de Ciudad Lineal Annelis Mato, gracias a la Portavoz Rita Maestre por asistir a pesar de tener que andar de prisa y corriendo a tantas partes, gracias a las magníficas ponentes, Rosa Silverio, Carolina Elías e Isabel del Río, gracias a la magnífica asistencia, tan cariñosa y tan entrañable, nuestra Iberoamérica del corazón, y gracias a todos los que leáis esta reseña porque leyéndola confío en que sentiréis como si hubierais estado allí y también confío en que estaréis en el futuro común de corazón y acción. ¡Que Dios nos ayude a ello! ¡Todos somos uno, Dios mediante!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *