• Categorías

Las calderas de Aztlán

La autora se miró en el espejo del alma antigua de México, un espejo en el que ver plasmado el Sueño Divino para esas tierras y, con el corazón lleno de emoción, escribió esta historia.  Una historia de lucha, de fe en el propio sueño, en la propia verdad; una historia de derrotas pero jamás de rendición, una historia llena de sonrisas, de risas, de unas cuantas carcajadas y de bastantes lágrimas pero nunca de resignación. Los protgonistas: una joven de la nobleza prehispánica, rebelde a todo, y sus inverosímiles amigos, que salen de Tenochtitlán y llegan hasta Estambul para negociar con el Gran Turco tratando de salvar lo insalvable.

¿Lo conseguirán?

Una cosa es segura: ninguno de los vivieron aquellos días sería ya el mismo. Como todo ser humano de cualquier época o lugar, cada uno, con su esfuerzo, debió desempañar el espejo de su propia vida para ser verdadero.

CALDERAS

Lo último del leguleyo sabueso: El caso del patriarca sacrificador

En este relato corto, la autora se propuso exponer el suceso del “sacrificio de Abrahán” (o Ibrahim) deslindando las fuentes coránicas de otras fuentes y hacerlo de forma que al mismo tiempo se rinda un modesto homenaje al genio de la novela policiaca autor del personaje de Perry Mason, confío en que todo ello con el debido respeto y deleitando. En ¿Sueño o tentativa de sacrificio?, de la sección Honrado Alcorán, se hace un breve estudio del texto coránico correspondiente.

Lo-ultimo-de-Perry-Mason-O1

Gotas de lluvia

¿Quién soy?

La señora de la foto, Carmen-Nur del Río, fue Licenciada en Ciencias Geológicas por la Universidad de Ottawa (Canadá), ha ejercido como traductora del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, del Organismo Internacional de Energía Atómica, en Viena, y de la Organización de las Naciones Unidas, en Nueva York y Ginebra. Pero, además …

Continue reading

Varones de fuego, mujeres de barro

«7.11. Y, ciertamente, os [plural] creamos y luego os [plural] dimos forma; y luego dijimos a los ángeles: “¡Postraos ante adam!” –y se postraron excepto Ibliis, que no fue de los que se postraron. .» «7.12. Y dijo Dios: “¿Qué te impidió postrarte cuando te lo ordené?” Respondió: “Yo soy …

Continue reading