• Categorías

Saludos

Estimado lector y visitante,

Este sitio es de La Zarzamora.org, con el contenido que se describe a continuación:

Hay novelas apasionantes y divertidas, románticas y disparatadas… Con intriga, con ciencia, con peligro… Si tú te atreves, te esperan en “Para conquistadores”.

Todos la tenemos, incluso yo, aunque alguna vez no lo parezca. Hablo de la abuela. Los aztecas, gentes que sabían mucho del alma humana, tenían en su panteón muchos “dioses” pero ninguno gozaba de tanta devoción popular y era tan festejado como Toci, que en náhuatl quiere decir precisamente “nuestra abuela”. Y, aunque nos obligue a ser modestos ¿qué gracia tendría un sitio sin abuela? Pues aquí está ella, precisamente, en “Toci- Nuestra abuela”.

A continuación viene lo que pudiera ser un oasis. Al menos hay un manantial, concretamente un “manantial en llamas” que mana palabras con el fuego de la inspiración, o sea, poesía. Confío en que al menos alguna de ellas nos haga sentir.

Y, si de lo que se trata no es de sentir sino también de pensar, de reflexionar y entrar a fondo en el misterio de la existencia, pues estáis invitados a deteneros en “Honrado Alcorán”, donde se podrán leer estudios originales sobre pasajes del Honrado Alcorán, en ocasiones sobre temas muy discutidos y, siempre, de enorme interés y actualidad.

Ahora que si lo que queréis es enfadaros, que en ocasiones mira que tiene uno ganas, pues podéis leer cosas polémicas en las que seguro que estaréis en desacuerdo con algo y, con un poco de suerte, con todo. En este apartado, naturalmente, en lugar de privilegio, figuran los clásicos, o sea, la religión y la política. Eso lo podréis sufrir o gozar en “La guerra florida de los sexos”.

Aunque tal vez prefiráis cositas cortas, como si os fuerais a picar algo mientras dan los anuncios de la tele. Como esta servidora no tiene intención de quitar a sus lectores de ver la tele, pues para eso están las cosillas más o menos tontas o ingeniosas o poéticas que se irán poniendo en “¡Abanícame, colega que te lo cuento todo!”

En “La Zarzamora” explico brevemente quién soy y como he llegado hasta aquí. También encontraréis la palabrita “contacto”, que se las trae y a mí me recuerda cuando era pequeña que una metía el dedo en un enchufe y se llevaba unos calambres de aquí te espero y gritaba “¡Ay!” y, automáticamente, se oía a alguien decir aquello de “debe de haber algún contacto”. Aquí, como es virtual, esperemos que el “contacto” sea igual de emocionante pero sin tantos voltios.

Y también, si veis que en mi sitio lazarzamora.org no os enojáis lo suficiente, pues hay otro botoncito, “Enlaces”, que os da la dirección de otros sitios o blogs, a ver, si entre todos, lo que sea que queráis, lo conseguimos.

Cerraré este saludo con una canción, una de aquellas tremendas en que todavía les pasaban cosas inconfesables a las mujeres. Yo confío en que lo que me pase a mí sea que me visitéis. Oye, al menos unos cuantos en lo que me quede de vida. Un abrazo, amigos y, si Dios quiere, hasta que duremos.

No se admiten más comentarios